SANTUARIO MARIPOSA MONARCA

BIOLOGÍA DE LA MONARCA

La monarca llega a México a finales de octubre y principios de noviembre y inicia su emigración hasta finales de marzo, en México en los primero meses solo se hidrata y es hasta febrero y marzo su máxima actividad de aparearse y alimentarse.

Ciclo de vida

Su ciclo de vida se inicia como un huevecillo que no mide más de 1 a 2 mm, depositado sobre una de estas asclepias. Esta fase dura de 3 a 8 días aproximadamente. De estos huevos surgirá una larva que comenzará devorando los restos de su huevo para luego alimentarse de la planta sobre la que se realizó la puesta. Conforme se alimenta se convierte en una oruga robusta con el patrón rayado característico.

Al finalizar la fase de larva, esta forma una pupa para poder realizar la metamorfosis. De ella emergerá el imago convertido en una mariposa coloreada en negro y naranja (a veces blanco), coloración aposemática que junto a su sabor desagradable le permite disuadir a sus posibles predadores.

La duración de cada una de la etapas depende de varios factores, entre los cuales la temperatura es muy importante.

Lo realmente sorprendente de esta especie es que las mariposas nacidas a finales de verano y principios de otoño componen una generación especial (generación “matusalen”), que vive hasta 9 meses y realiza un ciclo completo de migración (ida y vuelta) desde Canadá hasta México siguiendo la ruta trazada por generaciones anteriores. Durante esta migración las mariposas se van reuniendo en grandes grupos, llegando millones de ellas a los lugares de invernada.

 

Son 4 etapas del ciclo de vida de la mariposa monarca que consiste en m:

Huevo

Larva

Pupa o crisálida

Adulto

Migración

 

La monarca es especialmente conocida por su larga migración anual. Realiza migraciones masivas hacia el sur, de agosto a octubre, mientras que migra hacia el norte en primavera. Robert Michael, “National Audubon Society Field Guide to North American Butterflies”

La población al este de las Montañas Rocosas, que incluye a más del 95% de la población norteamericana, hiberna en los estados de México y Michoacán, México. La mayoría de los sitios de hibernación han sido incluidos en la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca. Estos santuarios fueron declarados en 2008 como Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.